“Adiós”.

Y yo que quería dejarte en mi lista de promesas eternas, plasmarte en la mirada de mi ser y, que rigieras la fuente de los espacios inagotables en mi mente, esos que estaban destinados a pensarte. Pero no se puede amar a fuerzas, así que, debo conformarme con tenerte sellado como mi más solemne promesa … Sigue leyendo “Adiós”.