“Cicatrices”.

Las cicatrices no fueron tu obra, las heridas sí.

Los tropiezos me los atribuyo,

pero la culpa cargala contigo si gustas.

Yo me quedo con la mejor versión de ti;

con lo que me hizo acercarme,

Inventarte e idealizarte.

Las heridas yo las curé

a fuerza de terquedad,

de no dejarme abatir,

de no dejarme llevar,

de no quererte más de lo que te merecías.

Te quise, sí. Aún así, decidí alejarme, lo hice a pesar de tener las alas rotas; me puse una venda y emprendí el vuelo. Las cicatrices no han borrado, pero al menos ya no duelen. Me alejé y aunque mi orgullo sigue herido, no existe nada que me haga volver.

Cada madrugada, el silencio que provoca la quietud de saberme sola, alude al esotérico conocimiento de mi cuerpo, pactando dispersar las ganas y dando cabida a extrañarte. Y mientras la almohada es testigo de no querer decirte adiós, mi cuerpo se encariña con tu ausencia.

Y mientras busco razones para mantenerte alejado me atraganto con el deseo de tenerte cerca; Porque a fin de cuentas ya no viene al caso… Pero jodidamente quisiera no ser parte de esa realidad. Quisiera nadar contra corriente y joderle la realidad a mi existencia

y hacer lo inesperado de tenerte a mi merced sin pronosticar arrepentirme.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s