“Somos un trato de ilusiones”.

Él no era mío, yo tampoco era de él.

Enjaulados en la locura de pertenecernos a sabiendas que es una experiencia onírica. Tomándonos a sorbos gigantes mientras nos sea posible, y enterrando los miedos que surcan en nuestros cuerpos, más allá de inevitable.

Éramos dos locos en la cochera intermitente del adiós, jugando a mirar las estrellas, mientras en el proceso nos hacíamos inseparables…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s