“Su ausencia me excita, mientras rozo el placer de acariciarme”.

Rosando el deleite de acariciarme, mientras voy alcanzando el placer de imaginarte plasmando con ligera pertinencia tu lengua sobre mi entrepierna.

Sintiendo como las ganas se diluyen entre mi cuerpo y mi ser, riéndomele a carcajadas a la lejanía. Habitando cada espacio vacío, y rindiéndole tributo a tu recuerdo; aquel que hace de mí, lo que se le antoja.

Desenmarañando con certeza las ganas que aún no circuncidan, rogando ser esclava de ti, del éxtasis que provocas; haces que mi cuerpo rebose en el deseo de tenerte, cayendo en el delirio de tocarte, en el de sentirme acariciada, en el de besarte.

Adulando al dulce néctar que recorre mi colchón, mientras las Palmas de mis manos recorren con furor y hacen unas fiestas de mis senos, estos labios buscan desesperados tu cuello, tus cuerpo, tus besos. Reinando como símbolo despiadado, la soledad; ella, que aun en mis noches más vacías, me recuerda; que de ti… ya no tengo cómo escapar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s