“Un Don Juan falto de artillería”.

Un “Don Juan” que se cree mucho y la verdad es que ni siquiera llega a “muchachito”.

Cuando la megalomanía de estima juega en tu contra. Conocí a un “hombre impresionante a primera vista, de el me atrapó todo, su versatilidad, sus palabras, sus hechos, su forma en general. Para mi desgracia tuve que darme cuenta que no era lo que yo pensaba, pues de su propia boca escuche la cruel realidad. No era más que un buen seductor, con déficit artillería.

Y yo me pregunto: -¿hasta donde puede llegar alguien para satisfacerse y de paso dañar a otros?-, bueno, resulta que en su afán por creerse más de lo que es, queda debiendo y mucho, es solo un iluso imbécil que juega a que se las sabe todas y no llega ni a aprendiz de gurú. Un “Don Juan” con un ego gigante y un pequeño dardo entre sus piernas, que de paso es poco potente y flojo para calentar. Que cree saber la necesidad de cada quien, pero no se da cuenta que en el paso va dejando remanentes de su poca virilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s