“Se marchó así, sin más”.

Día 3 de 30.

Su desvanecimiento hace eco e inicia a percibirse una sombría lontananza. Escabulléndose la carestía de saberme desoída.

Ha zarpado sin previo apercibimiento y se ha incrustado con perspicacia la inusitada incertidumbre, perpetrando a su antojo sobre mi discernimiento; tergiversando cada contingente interrogante por deslindar.

Haciendo de mí, un desmesurado taciturno residuo, atizando, hasta pulverizar mi ego. Embolsando hacer suya la certeza de esperarlo, y como único afrodisíaco; la certeza de extrañarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s